Acerca de mí...

Mi foto
Pegalajar, Jaén, Spain
Gracias por venir a recorrer estos senderos literarios que han brotado de una fontana silenciosa, sedienta de emoción y de calma. Gracias por leer estos poemas, por beber su aliento, por respirar su aroma, por destilar su esencia, por libar su néctar. Sabed que han brotado de un corazón anhelante que sueña con ser luz y ternura, primavera y sueño, calidez y verso. Mientras lo consigo sigo escribiendo, soñando, amando, enseñando, viviendo y cantando a la vida y al amor, al mar y a la tierra, a la tristeza y al llanto, al suspiro de la brisa y al deseo de los espejos, a la melancolía y a la nostalgia. La vida es como un poema que, en unas ocasiones, nos abre las puertas de paraísos ignotos, de hermosas praderas cuajadas de florecillas silvestres, de exóticos jardines, de luminosas estancias donde germinan los sueños y donde se gesta el amor, pero en otras nos aboca al temblor de los fracasos, al dolor de las heridas, al vacío de las ausencias, al llanto de las tormentas, al furor de las ventiscas, al horror de las contiendas y a la tupida oscuridad de una noche sin luceros. Espero que seas feliz mientras bebes agua de los manantiales de la poesía, de las fontanas del verso.

martes, 23 de diciembre de 2014

DIVINO NIÑO, FELICITACIÓN DE NAVIDAD


Con este sencillo y entrañable Belén, que es el que tengo puesto en mi clase, y este poema, deseo a todos mis amigos y amigas una Feliz Navidad  y que el 2015 venga lleno de paz, pan, amor y justicia para ellos y para todos los habitantes de este planeta. Disfrutad de las cosas pequeñas en ellas se encuentra la felicidad.

DIVINO NIÑO
Ha llegado Navidad.
Van a  florecer las rosas en el corazón humano.
El invierno se viste de resplandores para  acunar 
a  ese Niño Divino que viene a salvar al mundo.
Es tiempo de amar, de entregarse en cada acción,
de dar luz a la esperanza, de reflejar la sonrisa
en el fondo del espejo, de abrir de par en par
nuestras  almas para socorrer al pobre,
para abrazar al amigo, para esperar al hermano,
para consolar al triste y para ser generoso.
Es preciso dar una tregua al olvido, al rencor
a las quimeras y curar el dolor de las heridas.
Abrir nuestro corazón al mundo para impregnarnos
de ese manantial de amor que trae  el Divino Niño.
 
Su cuerpecito desnudo  tiritando entre las pajas
parece un lirio del valle  temblando en el portalico.
Llega su luz a este mundo para iluminar las almas.
Ráfagas místicas y destellos  de dulzura
se cuelan  por las rendijas de las puertas y
sones de gloria suenan como una lluvia temprana
de corazones y rosas,  de pastorcillos y reyes.
 
Cuánto en ti hay de ternura querido Niño Divino,
cuánto de amor, de inmaculada belleza,  de paz,
de júbilo y de rosales silvestres en los campos de la pena.
Eres trigo entre amapolas, querubín entre las nube,
rayo de luz en la noche y fresca brisa de estío.
No habrá niño más hermoso, más humilde,  más humano,
más divino y más pobre en todos los confines de la tierra
que éste que nació en Belén  en una noche de invierno.

2 comentarios:

  1. Me encantó el poema. Todos los buenos deseos que halla por haber te los deseo para tí y tu Familia con un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Josefa. Es una alegría tener amigos y amigas por toda la geografía. Que lo pases bien.

    ResponderEliminar